jueves, 10 de julio de 2008

No me digas que tenemos los mismos gustos...

Si resulta desconcertante que el resto del mundo no comparta mis gustos (miserable panda de ignorantes, como osan), no es menos molesto descubrir que alguien a quien consideras idiota sí comparte tus gustos musicales.

En fechas recientes he recuperado el placer de escuchar de nuevo a los Sex Pistols (una de las mejores bandas-fraude de la historia) y su magnífico "Never mind the bollocks". Pero eso me recuerda que una de las peores noches de mi vida la pasé en un OsonaReggae de hace años, cuando los bastardos drogadictos vecinos de tienda de campaña (por llamarles algo suave) se pasaron toda la noche dandopolculo a base de gritos, follones y con banda sonora de los Sex Pistols repetida en bucle infinito.

Y en fechas recientes, los vecinos de enfrente estuvieron dandopolsaco la noche de San Juan con una mezcla variopinta de Jimi Hendrix, Led Zeppelin, Bob Marley y AC/DC hasta las 9 de la mañana.

Debería estar prohibido utilizar de forma inapropiada cierto tipo de música. Coño, que para molestar ya se ha inventado el reaggeaton (o como cojones se escriba).

1 comentario:

emmain dijo...

absolutamente cierto parece que el reggeton está concebido para dar en alguna parte d elos genitales o los órganos excretores de cualquiera, parafraseando a la apasionada Perales de Factor X: dale que dale a la tipa dale, la respuesta racista de la música. Cierto, los tímpanos y el mal gusto no pueden con la música mediocre y los frustrados que necesitan reclamar la tranquilidad del otro.